Zona Centro
Zona Cataluña
Zona Norte

Cómo enseñar a los niños a esquiar

Encuentra las mejores ofertas para esquiar en Nieveplus

    • DESTINOS
    • CIUDADES




ACEPTAR

Consejos y trucos para esquiar con niños por primera vez

En muchas familias, el esquí no es sólo un deporte, es un rito de paso. Tan pronto como los pequeños tengan la edad suficiente (para muchos, eso puede ser tan joven como 3 o 4 años), es hora de que empiecen a golpear las colinas. Sin embargo, el esquí no es fácil de aprender; se necesita mucha práctica y paciencia antes de poder empezar a sentirse seguro en las pistas. Los padres pueden ayudar a sus esquiadores principiantes a lo largo de la enseñanza de lo esencial y hacer de su día en los esquís una atmósfera agradable en general. Enseñar a esquiar a los niños puede ser una experiencia gratificante, y también puede ahorrarle mucho dinero en comparación con las clases de esquí, que pueden ser bastante caras. Ponga a su hijo o hija en el camino hacia una vida de diversión esquiando usando estos consejos y trucos.

Inicio Lento

Si usted puede recordar la primera vez que fue a esquiar, usted sabe que toma bastante tiempo antes de que usted se sienta completamente cómodo y en control. Después de todo, usted está esencialmente balanceando el peso de todo su cuerpo en dos palos que se deslizan y se deslizan de maneras que nunca antes había experimentado. Es probable que su hijo se encuentre en un ciclo que va algo así como: caerse, levantarse y volver a caerse. Esto está bien; ningún niño va a dominar el esquí desde el principio.

La mejor manera de navegar este proceso es ir a una velocidad con la que su hijo o hija se sienta cómodo. Haga que su hijo se sienta cómodo con una cosa a la vez antes de pasar al siguiente paso, empezando por caminar con botas de esquí. Una vez que se han acostumbrado a tener botas en los pies, entonces amarrar algunos esquís en los pies y dejar que se pongan de pie y se deslizan alrededor en el suelo nivelado. El objetivo es que se acostumbren a moverse con los esquís como una extensión de su cuerpo, lo que les facilitará las cosas una vez que suban a una colina.

Enfoque en lo básico

En lo más básico, esquiar requiere algunas maniobras cruciales: detenerse y girar. Como cualquier cosa que valga la pena aprender, esto tomará algo de práctica, pero sus hijos necesitarán tener estas habilidades antes de dar el paso a algo más grande que la colina de los conejos.

Detenerse: La maniobra más importante que su hijo necesita para bajar es detenerse. Sin esto, su hijo no tendrá forma de protegerse de los peligros de la gravedad. Enseñarles una cuña es la mejor y más simple manera de darles el poder de evitar chocar contra algo o alguien. Pídales que practiquen mover sus puntas de esquí juntas y que luego las vuelvan a separar. Practique este movimiento en un terreno plano antes de ir a la colina para que una vez que se muevan estén familiarizados con la sensación. El objetivo es conseguir que dejen de hacerlo por su cuenta, así que trate de evitar actuar como un cojín en el que puedan esquiar, ya que esto sólo puede reforzar los malos hábitos.

Girar: Una vez que se sientan cómodos al detenerse, entonces es el momento de que trabajen en su capacidad de movimiento de lado a lado. Es importante que sus pequeños puedan maniobrar alrededor de la colina para evitar posibles obstáculos o personas con las que se crucen. Comience haciendo grandes giros en forma de “S” a través de toda la colina. Esto les facilitará gradualmente la fabricación de turnos. Puede ser útil que sigan tus pasos directamente detrás de ti, ya que les será más fácil imitar tus movimientos y tu ruta. Eventualmente, a medida que le vayan cogiendo el tranquillo, trate de hacer los giros más y más apretados.

Construir Ladrillo por Ladrillo

Tirarles todo el libro a la vez, por así decirlo, es una manera segura de asegurar que terminen confundidos. Trabaje en una habilidad a la vez, repitiéndola hasta que su hijo pueda realizarla con facilidad y consistencia. Construya maniobras más difíciles, usando las que ya conocen como base para la siguiente.

Haga que enseñar a los niños a esquiar sea divertido

Se supone que el esquí es divertido, ¡así que mantengámoslo así! Aprender a esquiar puede ser frustrante y, a veces, aburrido para su hijo. Encontrar una manera de hacer que el proceso de aprendizaje sea más divertido les hará participar más activamente y les entusiasmará aprender. Cuanto más se diviertan, más querrán seguir intentándolo. Aquí hay un par de ideas que podrían ayudar a aumentar el factor diversión:

1.Conviértelo en un juego: ¡Juega a seguir al líder, a la etiqueta o a cualquier otro favorito de la infancia, sólo que esta vez en esquís! Esto ayudará a su hijo a practicar sus habilidades de movimiento mientras evita que piense demasiado en lo que está haciendo.
2.Proponga apodos: En terreno llano puede ser Steven, pero en la colina, se transforma en Speedy Stevie. Los apodos divertidos mantendrán la moral alta y los harán sentir como un superhéroe en la nieve.
3.Usa tu imaginación: ¿Un buen incentivo para aprender a esquiar? El dragón que está persiguiendo detrás de ti, o el cachorro que necesita ser rescatado de la avalancha que se avecina. Sáquelos de lo común y deje volar su imaginación.

Un chocolate caliente ayuda

Cuando todo lo demás falla, un viaje rápido al albergue para tomar chocolate caliente y un refrigerio pueden hacer maravillas para la moral. Recuerda, no quieres presionarlos demasiado. Usted quiere que sus hijos salgan de esta experiencia con una impresión positiva de esquiar, no un recuerdo de ser frío, mojado y miserable. Si nota que se molestan o se sienten frustrados, llévelos adentro para que se reagrupen y vuelvan a golpear las colinas cuando se sientan capaces de hacerlo.

Ven equipado

La preparación es clave cada vez que te diriges a la montaña, pero especialmente cuando se trata de principiantes. Es mejor estar seguro que arrepentido, así que lleve ropa y equipo extra. Para más información sobre qué llevar, la Asociación Nacional de Áreas de Esquí (National Ski Areas Association) tiene algunos buenos consejos para que usted y su hijo se preparen adecuadamente para ir a las pistas. Usted debe comenzar el día esperando un puñado de toallitas húmedas, así que le recomendamos que se cambie los calcetines, pantalones y cualquier otra prenda de invierno que su hijo esté usando. Skis.com te tiene cubierto con una amplia selección de ropa exterior para niños, incluyendo lo último en pantalones de nieve, accesorios y mucho más.

También puede considerar algunos productos de capacitación. El Hookease Ski Trainer es una pinza montada en la parte trasera de los esquís de su hijo que se engancha en el extremo de sus bastones de esquí, lo que le permite controlar la velocidad y el movimiento de los esquís. El Hookease le da la oportunidad de mostrar no decir las maniobras de esquí que está tratando de enseñarles, lo que les permite sentir los movimientos adecuados para sí mismos. Otra herramienta útil es el Edgie Wedgie, un bungee que se conecta a las puntas de ambos esquís, haciendo que formar una cuña sea tan simple como separar las piernas.

Enseñar a su hijo a esquiar puede ser un proceso arduo; puede que no sea para todos. Afortunadamente, hay un montón de grandes instructores por ahí que estarían encantados de darle una lección a su hijo. Sin embargo, para aquellos que quieran intentarlo por sí mismos, ¡sólo recuerden ser pacientes, estar seguros y, lo más importante, divertirse!

Cómo enseñar a los niños a esquiar
5 (100%) 1 reseña
Presupuestos