Zona Centro
Zona Cataluña
Zona Norte

5 hábitos comunes del esquí que necesitas romper cuanto antes

Encuentra las mejores ofertas para esquiar en Nieveplus

    • DESTINOS
    • CIUDADES




ACEPTAR

1. Esquí en el asiento trasero

El esquí en el asiento trasero es tan efectivo como conducir en el asiento trasero.

Esencialmente, el esquí en el asiento trasero se inclina demasiado hacia atrás al bajar la colina. Absolutamente todo el mundo es culpable de esto en un momento u otro, pero cuanto antes empieces a hablar de ello e intentes corregirlo, mejor será. Inclinarse hacia adelante y presionar la parte delantera de los esquís le ayudará a controlar su velocidad en pendientes, saltos y caídas. Y lo que es peor, ¡es súper cansador! Es el equivalente a hacer una sentada en la pared (estilo gimnasio de la escuela sin asiento) – nadie quiere eso.

Podrías estar inclinándote hacia atrás si:

Tiene un dolor del tipo de calambres en la espinilla.
Con frecuencia se cae hacia atrás
Tus muslos están ardiendo.
Le resulta difícil recoger su esquí interior para cambiar los bordes.
¿Cómo puedes arreglar esto?
Arreglar esto es bastante complicado, pero hay algunos consejos que puedes probar. Presione la parte delantera de la bota con la espinilla. Empuje las rodillas hacia los dedos de los pies para que el tobillo se flexione. Si puedes ver la flexión de tu bota, entonces lo estás haciendo bien! Las buenas plantas del poste y asegurarse de que sus brazos estén en la posición correcta también ayudarán.

Las botas que no se ajustan bien también pueden ser las culpables de esquiar en el asiento trasero. Cómo asegurarse de que sus botas de esquí le queden bien.

2. Brazos perezosos o agitadores

Los brazos a menudo pueden ser una idea de último momento cuando se esquía.

Agitar los brazos puede causar que un giro sea irregular y desequilibrado. Los brazos caídos también impiden el equilibrio y le harán usar el exceso de energía y el movimiento extra cuando tenga que mover el brazo hacia arriba para hacer una planta de postes. Tenerlos en un nivel bajo también les impide moverse libremente, por lo que sus giros no serán tan suaves.

¿Cómo puedes arreglar esto?
Ponga sus manos al frente como si estuviera sosteniendo una bandeja o a punto de abrazar a alguien. Sus manos deben estar alrededor de las 10 y las 2 en punto, y siempre debe poder ver sus codos sin girar la cabeza. Puede sentirse un poco raro al principio, especialmente si está acostumbrado a mantener los brazos bajos, pero comenzará a sentir la diferencia rápidamente. Los hombros y los codos no deben balancearse, pero deben permanecer fijos.

Si estás esquiando más rápido o tallando, ayuda a extender los brazos aún más para mantener el equilibrio y el control.

Hábitos comunes de esquí

3. Vista corta

La miopía durante el esquí no tiene nada que ver con su 20/20 (o la falta de ella).

La visión corta en el esquí es cuando sólo miras el giro que estás haciendo, en lugar de lo que viene después. Esto no te permite esquiar correctamente en toda la pista. Esto es también lo que lleva a situaciones en las que no estás totalmente preparado para ese enorme bulto de nieve que tienes enfrente porque no estabas mirando lo suficientemente lejos.

¿Cómo puedes arreglar esto?
Trate de mirar hacia afuera horizontalmente en lugar de hacia abajo. Esto le ayudará a mantener el equilibrio, a mantener la posición neutral de su cuerpo y a tomar decisiones. Cuando ves dónde quieres estar, tu cuerpo está preparado y se mueve en consecuencia. Te anticiparás a lo que viene subconscientemente en tu cabeza y en tu cuerpo.

4. Girar con los hombros

El verdadero marcador de un esquiador avanzado es la capacidad de mantener la parte superior del cuerpo de cara a la línea de caída, independientemente de lo que esté sucediendo en la parte inferior. Esto es clave para superar el nivel intermedio de esquí.

¿Te encuentras terminando cada vuelta mirando hacia el lado de la pista? Estás girando con los hombros.

Usar los hombros para girar requiere mucha energía y te desequilibra, lo que te deja gastar más energía en recuperarte para hacer tu próximo giro. Además, sólo funciona en pistas preparadas. Si quieres moverte fuera de la pista o simplemente abordar mejor las pistas no acondicionadas, tienes que ser capaz de separar la parte superior de tu cuerpo de los movimientos de la parte inferior.

¿Cómo puedes arreglar esto?
Un buen ejercicio es tomar los bastones y sostenerlos con las dos manos, a la altura del pecho. Trate de mantenerlos mirando hacia abajo en la colina y nivelados mientras hace giros lentos. Probablemente has visto a gente haciendo este ejercicio en las pistas porque es bueno!

Sólo para notar: Todo lo anterior es cierto para giros cortos a medianos. Durante giros más largos, inevitablemente no tendrás que enfrentarte a una bajada completa en algún momento.

Malos hábitos de esquí

5. Evitar las clases de esquí

Es comprensible que si puedes esquiar relativamente bien, no quieras gastar el tiempo o el dinero en clases. Son sólo para principiantes, ¿no? Equivocado.

No es necesario que pases todas tus vacaciones con un instructor, pero unas pocas horas de clases pueden ser de gran ayuda para eliminar cualquier hábito que hayas adquirido.

¿Cómo puedes arreglar esto?
Pase algún tiempo con un instructor que pueda monitorear su progreso y darle consejos personalizados y retroalimentación. Reserva una clínica de esquí con nosotros, rompe esos malos hábitos y esquía más, más y mejor. Mejorar su confianza también hará que esquiar sea más divertido. ¿Y no es eso lo que todos queremos?

Nuestras clínicas tienen una duración de sólo 2 horas los martes y jueves, lo que te da tiempo suficiente a lo largo de la semana para practicar lo que has aprendido y pasar tiempo con tu familia y amigos. Descubre más sobre nuestras clínicas de esquí.

5 hábitos comunes del esquí que necesitas romper cuanto antes
Valora esta sección
Presupuestos